La energía renovable como vector de la recuperación económica en España

La pandemia ha configurado un nuevo escenario de mercado, provocando así una reestructuración en los planes de las empresas. Para ello, procede desarrollar estrategias de marketing que se adapten al nuevo modelo, y espacios más digitalizados que se adelanten a posibles rebrotes de la epidemia. En el caso de Gesternova, comercializadora de energía 100% renovable, el proceso de digitalización en el trato con proveedores, comerciales o agentes externos, así como los propios clientes, pasa por una atención personalizada para mejorar la experiencia del usuario.

La incógnita que plantea la emergencia sanitaria que atravesamos ha afectado de forma especial a uno de los sectores más importantes de la economía española como es el turismo. La vuelta a la normalidad y recuperación del sector dependen de la evolución de la epidemia y esto deja el futuro del turismo español en una situación incierta. Por este motivo, los expertos recomiendan invertir en industria, energías renovables y movilidad, infraestructuras de la salud o en el sector de la automoción, de cara a construir un tejido económico más sólido e incentivar la economía internamente.

Además, el cambio climático es una realidad con hechos probados y resultados muy perjudiciales para nuestro ecosistema y modelo de vida, que tendrá una repercusión aun mayor que la pandemia actual. En esta línea, los gobiernos del todo el mundo, con la UE a la cabeza, apuestan por las energías renovables como vector principal en la recuperación económica y en el desarrollo hacía un modelo energético más económico y sostenible. Durante la pandemia los precios de la energía han disminuido, pero su tendencia natural es al alza, y aún no somos competitivos en cuanto al resto de países. Por este motivo, el Gobierno ha aprobado un Real Decreto-ley que reúne una serie de medidas para impulsar las energías renovables y así contribuir a la reactivación económica, estableciendo unos hitos y plazos temporales para evitar movimientos especulativos en la utilización de los permisos de acceso a la red. Además, 2020 arroja datos positivos para la transición a las renovables ya que el número de plantas generadoras de energía a partir de carbón se ha reducido en el primer semestre del año, es decir, que por primera vez en el mundo se están cerrando más plantas de carbón de las que se abren.

El despliegue de renovables en España, que se ha fijado tener un sistema eléctrico 100% renovable antes de 2050, permitirá aprovechar su potencial en términos de generación de empleo, actividad económica y competitividad.