La planta agrícola Cobella confía en Contigo Energía para su proyecto de sostenibilidad

Una instalación fotovoltaica bien dimensionada tiene múltiples beneficios económicos, sociales y medioambientales. Aprovechar un recurso inagotable y sin coste, como es el sol, no solo genera un ahorro económico, también reduce la dependencia energética con la compañía eléctrica, mejora la eficiencia del sistema eléctrico y cumple una responsabilidad social con el medioambiente. Por estas razones cada vez más empresas ven en el autoconsumo una forma de reducir sus costes de producción.

Esta vez es la cooperativa agrícola de Cobella, en Huelva, quien ha elegido a Contigo Energía para la ejecución de su proyecto de sostenibilidad y modernización de la compañía, a través de la instalación de paneles solares para su abastecimiento eléctrico.

La planta de Cobella, que produce unas 30.000 toneladas de fruta al año, se ha propuesto consumir exclusivamente energías procedentes de fuentes renovables, además de producir su propia energía mediante una instalación fotovoltaica. Esta instalación cuenta con casi 1.000 módulos fotovoltaicos distribuidos en una superficie de 2.000 m2, que alcanzan una potencia pico de más de 300 kWp, suficiente para soportar casi el 20% del consumo energético anual de la cooperativa. Además, la instalación de autoconsumo produce una cantidad de kilovatios excedentes, por los que la planta agrícola recibe una compensación económica.

Los paneles solares producirán, cada año, 450.000 kWh y casi 26.000 kWh en excedentes. El resultado final es una planta agrícola sostenible y respetuosa con el medioambiente, que, además, ha conseguido reducir sus costes de producción ahorrando 45.000€ anuales en la factura de la luz.

 

El futuro empresarial solo será verde

La conexión entre el mundo laboral y la sostenibilidad es ahora más estrecha que nunca. Los clientes tienen cada vez más conciencia ecológica y buscan consumir productos o servicios de empresas que muestren su compromiso con el medio ambiente. Así, los expertos lo tienen claro; el futuro empresarial será verde, o no será. No existe cabida para las compañías que no pretendan evolucionar en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, que persiguen un modelo de consumo más respetuoso con la naturaleza.

De este modo, grandes compañías realizan una fuerte apuesta por el ecodiseño o la responsabilidad en todas las fases de vida de sus productos. Desde Contigo Energía, llevamos años abogando por la transición energética y, por este motivo, aplaudimos que cada vez más empresas lleven a cabo buenas acciones:

La industria textil es la causante de un 20% de las aguas residuales a nivel mundial. Por este motivo, la compañía Tejidos Royo, proveedora de tela denim de famosas marcas, ha creado una nueva filosofía de producción. En esta línea, ha desarrollado un nuevo sistema para tintar tela vaquera sin necesidad de usar agua. El proyecto permite reducir el consumo acuático casi en su totalidad, además de disminuir el gasto energético y los productos químicos empleados.

Danone han definido una única agenda de negocio para 2030, con el foco en el medio ambiente, la salud y la comunidad local, que trabajan a través de 9 objetivos de desarrollo sostenible. Además, es la primera empresa española de gran consumo con sello    B Corp, un movimiento que reconoce a las mejores empresas para el mundo.

La multinacional sueca Ikea, se ha marcado el objetivo de implementar materiales más sostenibles en sus productos, y para 2030 espera usar solo materiales renovables y reciclados y reducir su huella en un 70% de media por producto. Además, tiene otras muchas acciones como el “Green Friday” del 23 al 29 de noviembre, para impulsar la recompra de muebles de la compañía con el objetivo de fomentar la economía circular y el consumo responsable.

El Grupo González Byass, dedicado al vino desde 1835, presenta un fuerte compromiso medioambiental que abarca las cinco generaciones de la familia que han conducido la empresa hasta la actualidad. En sus viñedos, se emplean técnicas de agricultura sostenible y tratamientos biológicos que permiten recuperar vides típicas de cada zona y proteger la fauna de cada emplazamiento.

Claves para vivir de forma más sostenible

A veces un gesto anecdótico nos puede dar la clave para entender cuánto queda por aprender en lo relativo a la lucha contra el cambio climático. El periodista Ramón Roca, redactor especializado de El periódico de la Energía, publicaba una sencilla encuesta en su cuenta de Twitter, con la finalidad de averiguar los comportamientos que llevan a cabo los usuarios, a nivel personal, para cuidar el medioambiente. Entre las cuatro respuestas posibles se encontraban: el reciclado de residuos, el uso de transporte limpio, consumir menos energía y, por último, apostar por una economía cercana.

El resultado del sondeo era predecible. Más de la mitad de los usuarios que votaron (un 57,9%) reciclan en sus casas, convirtiendo esta opción en la más popular con diferencia, mientras que las otras tres obtuvieron una cantidad de votos en torno al 15%.

Reciclar los residuos es una acción fundamental pero insuficiente y adquirir una conciencia medioambiental pasa por un fuerte compromiso. Desde Gesternova creemos en un modelo de consumo más responsable y esto implica:

Reducir al máximo el uso de materiales no biodegradables y sustituirlos por productos como servilletas reutilizables, cepillos de dientes de bambú, bolsas de papel, alimentos a granel o cosmética natural. Piérdete por los pasillos de Gonzalez & González o Unpacked Shop.

 Replantear tu modelo de consumo, aplicaciones como Vinted o Micolet fomentan darle una segunda vida a tu ropa y adquirir prendas de segunda mano en perfecto estado. Piensa si necesitas una prenda antes de comprarla o si te compensa invertir en otra de mejor calidad, que te dure más años.

Disminuir el consumo de carne: la relación entre las vacas (ganadería) y el cambio climático es más evidente de lo que podrías imaginar. La comida rápida es la fiel aliada de este problema, en su lugar, restaurantes como MO de Movimiento, en Madrid, promueven un modelo de consumo sostenible.

Contratar con una eléctrica de energía renovable: de poco sirven algunos de los gestos anteriores si seguimos anclados al modelo energético tradicional. Es hora de dar paso a las renovables porque son limpias, sostenibles, seguras, y, además, te pueden ayudar a ahorrar en tu factura de la luz. ¡La mejor opción si quieres abrazar la causa ecológica!

 

Orange confía en Contigo Energía para su proyecto fotovoltaico

La multinacional de telecomunicaciones Orange ha decidido llevar a cabo un proceso de modernización y abrazar la causa sostenible. Para ello, instalará placas solares en los emplazamientos donde se ubican las antenas de su red de telefonía móvil.

Tras un amplio proceso de selección entre distintas energéticas, Gesternova será una de las dos empresas encargadas de realizar el proyecto. A través de su filial de instalaciones de autoconsumo, Contigo Energía, instalará paneles fotovoltaicos en 1.250 emplazamientos durante el primer año, que podrían superar los 2.500 en el plazo de dos años.

En 2017, Contigo Energía desarrolló y ejecutó un piloto donde se instalaron paneles solares en 8 antenas de comunicación. Gracias a los excelentes resultados obtenidos, Orange se decidió a sacar una macro licitación para replicar el modelo en todos sus sites. Después de más de un año, el concurso finalizó en una subasta online, donde Contigo Energía consiguió ofertar el mejor precio en todos los lotes. Desde el primer momento, Contigo Energía ha focalizado sus esfuerzos en poder participar de este ambicioso plan que la compañía naranja quiere implementar y para ello ha diseñado soluciones a medida adaptadas a las diferentes tipologías de antenas.

Está previsto que este proyecto se autofinancie a corto y medio plazo, es decir, avalados por los resultados reales del piloto, se espera que se haya recuperado la inversión en un plazo máximo de cinco años, periodo relativamente pequeño teniendo en cuenta que la vida media de estas instalaciones supera los 30 años.

Gracias a la instalación fotovoltaica que Contigo Energía llevará a cabo en las antenas de telefonía móvil de Orange, la teleco podrá adquirir independencia de la volatilidad del precio de la luz y conseguir tanto una reducción de emisiones como un ahorro en los costes energéticos.

Debido a los últimos hechos acontecidos con el COVID-19, muchas empresas han acelerado la inversión en soluciones sostenibles, no solo por la parte medioambiental, sino por el ahorro que genera. Desde todos los organismos europeos y el ministerio de transición ecológica, se han marcado unas directrices en materias energéticas donde las energías renovables deben ser uno de los vectores principales para la recuperación económica, en esta línea, nos congratula haber defendido este mensaje desde hace más de 15 años, y ser el vehículo idóneo para alcanzar los objetivos marcados.

La energía renovable como vector de la recuperación económica en España

La pandemia ha configurado un nuevo escenario de mercado, provocando así una reestructuración en los planes de las empresas. Para ello, procede desarrollar estrategias de marketing que se adapten al nuevo modelo, y espacios más digitalizados que se adelanten a posibles rebrotes de la epidemia. En el caso de Gesternova, comercializadora de energía 100% renovable, el proceso de digitalización en el trato con proveedores, comerciales o agentes externos, así como los propios clientes, pasa por una atención personalizada para mejorar la experiencia del usuario.

La incógnita que plantea la emergencia sanitaria que atravesamos ha afectado de forma especial a uno de los sectores más importantes de la economía española como es el turismo. La vuelta a la normalidad y recuperación del sector dependen de la evolución de la epidemia y esto deja el futuro del turismo español en una situación incierta. Por este motivo, los expertos recomiendan invertir en industria, energías renovables y movilidad, infraestructuras de la salud o en el sector de la automoción, de cara a construir un tejido económico más sólido e incentivar la economía internamente.

Además, el cambio climático es una realidad con hechos probados y resultados muy perjudiciales para nuestro ecosistema y modelo de vida, que tendrá una repercusión aun mayor que la pandemia actual. En esta línea, los gobiernos del todo el mundo, con la UE a la cabeza, apuestan por las energías renovables como vector principal en la recuperación económica y en el desarrollo hacía un modelo energético más económico y sostenible. Durante la pandemia los precios de la energía han disminuido, pero su tendencia natural es al alza, y aún no somos competitivos en cuanto al resto de países. Por este motivo, el Gobierno ha aprobado un Real Decreto-ley que reúne una serie de medidas para impulsar las energías renovables y así contribuir a la reactivación económica, estableciendo unos hitos y plazos temporales para evitar movimientos especulativos en la utilización de los permisos de acceso a la red. Además, 2020 arroja datos positivos para la transición a las renovables ya que el número de plantas generadoras de energía a partir de carbón se ha reducido en el primer semestre del año, es decir, que por primera vez en el mundo se están cerrando más plantas de carbón de las que se abren.

El despliegue de renovables en España, que se ha fijado tener un sistema eléctrico 100% renovable antes de 2050, permitirá aprovechar su potencial en términos de generación de empleo, actividad económica y competitividad.