Claves para vivir de forma más sostenible

A veces un gesto anecdótico nos puede dar la clave para entender cuánto queda por aprender en lo relativo a la lucha contra el cambio climático. El periodista Ramón Roca, redactor especializado de El periódico de la Energía, publicaba una sencilla encuesta en su cuenta de Twitter, con la finalidad de averiguar los comportamientos que llevan a cabo los usuarios, a nivel personal, para cuidar el medioambiente. Entre las cuatro respuestas posibles se encontraban: el reciclado de residuos, el uso de transporte limpio, consumir menos energía y, por último, apostar por una economía cercana.

El resultado del sondeo era predecible. Más de la mitad de los usuarios que votaron (un 57,9%) reciclan en sus casas, convirtiendo esta opción en la más popular con diferencia, mientras que las otras tres obtuvieron una cantidad de votos en torno al 15%.

Reciclar los residuos es una acción fundamental pero insuficiente y adquirir una conciencia medioambiental pasa por un fuerte compromiso. Desde Gesternova creemos en un modelo de consumo más responsable y esto implica:

Reducir al máximo el uso de materiales no biodegradables y sustituirlos por productos como servilletas reutilizables, cepillos de dientes de bambú, bolsas de papel, alimentos a granel o cosmética natural. Piérdete por los pasillos de Gonzalez & González o Unpacked Shop.

 Replantear tu modelo de consumo, aplicaciones como Vinted o Micolet fomentan darle una segunda vida a tu ropa y adquirir prendas de segunda mano en perfecto estado. Piensa si necesitas una prenda antes de comprarla o si te compensa invertir en otra de mejor calidad, que te dure más años.

Disminuir el consumo de carne: la relación entre las vacas (ganadería) y el cambio climático es más evidente de lo que podrías imaginar. La comida rápida es la fiel aliada de este problema, en su lugar, restaurantes como MO de Movimiento, en Madrid, promueven un modelo de consumo sostenible.

Contratar con una eléctrica de energía renovable: de poco sirven algunos de los gestos anteriores si seguimos anclados al modelo energético tradicional. Es hora de dar paso a las renovables porque son limpias, sostenibles, seguras, y, además, te pueden ayudar a ahorrar en tu factura de la luz. ¡La mejor opción si quieres abrazar la causa ecológica!