Mirasur, un colegio con autoconsumo solar y cien por cien renovable

Esta semana hemos inaugurado una de las instalaciones de autoconsumo solar de las que nos sentimos más orgullosos. No es la más grande que hayamos hecho pero por su carácter simbólico se ha convertido en la niña bonita de Contigo Energía. Hablamos del Colegio Mirasur que de la mano de ANAE ha instalado 360 paneles solares en dos de sus cubiertas. Allí estaban esperándonos el día que llegamos a hacer el anteproyecto y estaban pidiendo a gritos que alguien las cubriera de placas solares.

Gracias a la instalación de 99 kWp el 26 % de su consumo se cubrirá con energía solar y el colegio ahorrará aproximadamente 11.000 euros cada año. Además, los alumnos y alumnos conocerán de primera mano las virtudes de las energías renovables. El resto del consumo que necesite de la red será también de origen de renovable gracias a la energía verde de nuestra matriz, Gesternova Energía.

Hemos preparado este vídeo que explica en menos de un minuto los principales aspectos de la instalación. Si trabajas en un colegio y estás interesado en reducir tu factura de la luz siendo más sostenible  ponte en contacto con nosotros:

 

 

Autoconsumo para todos, también para las empresas

Hemos celebrado la aprobación del RD 244/2019 como un gran paso regulatorio para situar al ciudadano en el centro del sistema energético, para hacer realidad lo que ya recogen las directivas europeas de que cada uno de nosotros tenemos derecho a producir, gestionar, almacenar y vender energía. Y así es. Atrás dejamos definitivamente —un primer paso fue en el RDL 15/2018 del pasado mes de octubre— la regulación más restrictiva del autoconsumo que existía en el mundo y que tenía en la aberración del llamado “impuesto al sol” su característica más definitoria.

Ahora se simplifican y mucho los requerimientos administrativos, se permite el autoconsumo compartido, bajo la denominación de “autoconsumo colectivo” y, sobre todo, se retribuye la energía excedente de la instalación, carencia que hasta ahora limitaba mucho el tamaño de la misma y alejaba en el tiempo su amortización. Quedan por supuesto algunos flecos por aclarar, algunas dudas ya se despejan en la Guía de Tramitación del Autoconsumo que ha publicado el IDAE, pero hoy podemos afirmar que la posibilidad de generar la energía que necesitamos está a nuestro alcance.

La mayor parte de los comentarios a este hito en la transición energética han estado centrados en destacar la conquista que supone para los ciudadanos, para cada uno de nosotros, para nuestros hogares, pero también es un paso muy importante, y lo será mucho más cuantitativamente, para las empresas, y especialmente para las pymes. Ellas también asumen protagonismo en este nuevo escenario pues van a poder actuar directamente en un elemento tan decisivo para la mayor parte como lo es el suministro eléctrico cuyo coste es una variable ante la que hasta ahora se resignaban a ver los vaivenes del mercado con la única línea de actuación en las medidas de ahorro y eficiencia.

Desde talleres de coches a hospitales, pasando por hoteles o residencias de la tercera edad, colegios o galerías de alimentación, polígonos industriales, urbanizaciones y explotaciones agrícolas, en definitiva las empresas van a ser sin duda la locomotora del desarrollo del autoconsumo.

Desde hoy  pueden despejar una de las principales incógnitas de su cuenta de resultados tomando las riendas del consumo eléctrico con una inversión asequible, una rentabilidad garantizada a un plazo muy razonable y la seguridad de contar con electricidad gratuita en un horizonte muy corto. De entrada, el autoconsumo va a proteger a las empresas de la volatilidad del mercado eléctrico que en estos últimos años ha llegado a registrar diferencias de más del 20% de un año para otro.

Desde hoy  pueden despejar una de las principales incógnitas de su cuenta de resultados tomando las riendas del consumo eléctrico con una inversión asequible, una rentabilidad garantizada a un plazo muy razonable y la seguridad de contar con electricidad gratuita en un horizonte muy corto

Frente lo que ocurre en la mayor parte de los hogares cuyo consumo coincide solo parcialmente con la generación de la instalación fotovoltaica (aunque no es está la única tecnología que nos permitirá hacer autoconsumo) en el caso de las empresas ocurre lo contrario, en la mayor parte de los casos sus necesidades energéticas coinciden mayoritariamente con las horas de generación que el sol nos regala todos los días.

En una sociedad cada vez más concienciada con los temas medioambientales y con el reto que supone el cambio climático, el hecho de reducir las emisiones que nuestra actividad produce puede ser hoy un valor añadido a nuestra marca, pero mañana será una obligación. Si hoy algunas empresas pioneras presumen, con razón, de dotarse de su propia energía — renovable por supuesto— en poco tiempo serán señaladas las que no lo hagan. Estar alineado con la sostenibilidad es casi una obligación de cualquier empresa y generar tu propia energía con fuentes renovables es la mejor de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa.

En una sociedad cada vez más concienciada con los temas medioambientales y con el reto que supone el cambio climático, el hecho de reducir las emisiones que nuestra actividad produce puede ser hoy un valor añadido a nuestra marca, pero mañana será una obligación

Solo por estas razones cualquier empresa debería estar ya estudiando la posibilidad de unirse al futuro con la decisión de instalar placas fotovoltaicas en sus instalaciones. Solo hay ventajas para ello.