Nuevas ayudas al autoconsumo solar en la Comunidad de Madrid: en qué consisten y cómo beneficiarse

Contigo Energía ayuda a los hogares a lograr este apoyo puntual que hace más rentable todavía la instalación de placas fotovoltaicas

Madrid, 11 de julio de 2019-. El autoconsumo es rentable por si mismo con periodos de amortización cada vez más bajos gracias al continuo descenso de costes de la fotovoltaica. Aun así, algunas comunidades y ayuntamientos facilitan algunas subvenciones para acelerar su implantación. Es el caso de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid, que por segundo año consecutivo, ha abierto un periodo y cupo de ayudas a instalaciones de  autoconsumo solar residenciales “dirigidas a reducir la demanda energética, disminuir la factura energética de los usuarios e impulsar el desarrollo de una tecnología que utiliza una energía renovable como la energía solar a través del II Plan de Impulso de Instalaciones de Autoconsumo”.

Las ayudas de este segundo plan se destinarán a la ejecución de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, cuya fecha de presupuesto, factura/s y justificante/s de pago estén comprendidas entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2019. En esta ocasión la dotación presupuestaria es de 500.000 euros y simplemente habrá que cumplir los siguientes criterios:

1) Que la actuación sea realizada en edificios destinados a uso residencial ubicados en la Comunidad de Madrid.

2) Que la actuación sea realizada por una empresa instaladora adherida al II Plan de Autoconsumo. (No se considerarán subvencionables las instalaciones que se realicen de forma obligatoria conforme a lo establecido en disposiciones normativas).

Contigo Energía, por supuesto, está adherida a este II Plan de Autoconsumo y ya en la primera fase de este plan gestionamos con éxito varias subvenciones.  La Cuantía de la subvención responderá a la siguiente fórmula:

Cuantía de la subvención () = 875 × P (kWp)^0,6 + 875 × Capacidad de almacenamiento (kWh)^0,6, estando limitada dicha cuantía al 30 por 100 sobre el valor del coste elegible.

Tal y como detalla el BOCMse entenderá por coste elegible la suma del coste de los materiales, obra civil necesaria para la realización de la instalación, documentación técnica y mano de obra (IVA no incluido). A efectos de la determinación de la inversión subvencionable, no se incluirán entre los costes elegibles el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) satisfecho por la adquisición de bienes o servicios facturados, así como los gastos que no estén claramente definidos o no resulten imputables directamente a la actuación susceptible de ayuda. Tampoco se considerará inversión incentivable todo aquel pago que no haya sido efectuado a través de medio bancario”. Por ejemplo, para esta instalación que hemos inaugurado recientemente, la subvención ascendería aproximadamente a 1.900 euros.

El plazo de presentación de solicitudes será desde el 17 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2019 aunque nuestra experiencia nos dice que los 500.000 € seguramente se agoten en unas pocas horas por lo que será fundamental tener todos los trámites listos antes del 17.

Autoconsumo solar todavía más rentable

Desde Contigo Energía hemos mantenido siempre que el autoconsumo solar es rentable desde hace varios años y con la nueva normativa, además de simplificar los trámites, la inversión se recupera más pronto. Entendemos que el desarrollo del autoconsumo no requiere depender de las subvenciones puesto que estas perjudican un crecimiento sostenido y racional y que abusar de estas fórmulas nos lleva a continuos acelerones y frenazos.

En cualquier caso una vez convocadas ayudas puntuales, como estas de la Comunidad de Madrid, Contigo Energía ayuda a sus clientes a beneficiarse de las mismas haciéndose cargo de los trámites y anima a los hogares de Madrid que estén pensando en instalar paneles solares a que aprovechen esta posible oportunidad. En la calculadora solar de Contigo Energía puedes descubrir cómo sería la instalación que mejor se adapta a tus circunstancias y obtener un presupuesto en menos de un minuto.

Autoconsumo para todos, también para las empresas

Hemos celebrado la aprobación del RD 244/2019 como un gran paso regulatorio para situar al ciudadano en el centro del sistema energético, para hacer realidad lo que ya recogen las directivas europeas de que cada uno de nosotros tenemos derecho a producir, gestionar, almacenar y vender energía. Y así es. Atrás dejamos definitivamente —un primer paso fue en el RDL 15/2018 del pasado mes de octubre— la regulación más restrictiva del autoconsumo que existía en el mundo y que tenía en la aberración del llamado “impuesto al sol” su característica más definitoria.

Ahora se simplifican y mucho los requerimientos administrativos, se permite el autoconsumo compartido, bajo la denominación de “autoconsumo colectivo” y, sobre todo, se retribuye la energía excedente de la instalación, carencia que hasta ahora limitaba mucho el tamaño de la misma y alejaba en el tiempo su amortización. Quedan por supuesto algunos flecos por aclarar, algunas dudas ya se despejan en la Guía de Tramitación del Autoconsumo que ha publicado el IDAE, pero hoy podemos afirmar que la posibilidad de generar la energía que necesitamos está a nuestro alcance.

La mayor parte de los comentarios a este hito en la transición energética han estado centrados en destacar la conquista que supone para los ciudadanos, para cada uno de nosotros, para nuestros hogares, pero también es un paso muy importante, y lo será mucho más cuantitativamente, para las empresas, y especialmente para las pymes. Ellas también asumen protagonismo en este nuevo escenario pues van a poder actuar directamente en un elemento tan decisivo para la mayor parte como lo es el suministro eléctrico cuyo coste es una variable ante la que hasta ahora se resignaban a ver los vaivenes del mercado con la única línea de actuación en las medidas de ahorro y eficiencia.

Desde talleres de coches a hospitales, pasando por hoteles o residencias de la tercera edad, colegios o galerías de alimentación, polígonos industriales, urbanizaciones y explotaciones agrícolas, en definitiva las empresas van a ser sin duda la locomotora del desarrollo del autoconsumo.

Desde hoy  pueden despejar una de las principales incógnitas de su cuenta de resultados tomando las riendas del consumo eléctrico con una inversión asequible, una rentabilidad garantizada a un plazo muy razonable y la seguridad de contar con electricidad gratuita en un horizonte muy corto. De entrada, el autoconsumo va a proteger a las empresas de la volatilidad del mercado eléctrico que en estos últimos años ha llegado a registrar diferencias de más del 20% de un año para otro.

Desde hoy  pueden despejar una de las principales incógnitas de su cuenta de resultados tomando las riendas del consumo eléctrico con una inversión asequible, una rentabilidad garantizada a un plazo muy razonable y la seguridad de contar con electricidad gratuita en un horizonte muy corto

Frente lo que ocurre en la mayor parte de los hogares cuyo consumo coincide solo parcialmente con la generación de la instalación fotovoltaica (aunque no es está la única tecnología que nos permitirá hacer autoconsumo) en el caso de las empresas ocurre lo contrario, en la mayor parte de los casos sus necesidades energéticas coinciden mayoritariamente con las horas de generación que el sol nos regala todos los días.

En una sociedad cada vez más concienciada con los temas medioambientales y con el reto que supone el cambio climático, el hecho de reducir las emisiones que nuestra actividad produce puede ser hoy un valor añadido a nuestra marca, pero mañana será una obligación. Si hoy algunas empresas pioneras presumen, con razón, de dotarse de su propia energía — renovable por supuesto— en poco tiempo serán señaladas las que no lo hagan. Estar alineado con la sostenibilidad es casi una obligación de cualquier empresa y generar tu propia energía con fuentes renovables es la mejor de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa.

En una sociedad cada vez más concienciada con los temas medioambientales y con el reto que supone el cambio climático, el hecho de reducir las emisiones que nuestra actividad produce puede ser hoy un valor añadido a nuestra marca, pero mañana será una obligación

Solo por estas razones cualquier empresa debería estar ya estudiando la posibilidad de unirse al futuro con la decisión de instalar placas fotovoltaicas en sus instalaciones. Solo hay ventajas para ello.